Llamada gratis

¿Cuántas toneladas de CO2 emites cada año?

Averigua tu impacto y la cantidad de carbono a compensar en menos de 5 minutos.

Compensación huella de carbono: ¿qué es y cómo funciona?

compensacion huella carbono

La compensación de huella de carbono consiste en la financiación de un proyecto ambiental que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera. Se suele utilizar como medio para alcanzar la neutralidad de carbono, es decir, un punto de equilibrio teórico entre la cantidad de dióxido de carbono (CO2) debida a una actividad y la cantidad de CO2 reducida gracias a un proyecto financiado.


El servicio Compensación Carbono de Selectra

Desde Selectra, ofrecemos un servicio de compensación de huella de carbono. Este servicio tiene como objetivo compensar las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) de factor humano mediante la financiación de un proyecto ambiental: el proyecto Gandhi.

Compensar la huella de carbono con el Proyecto Gandhi

El proyecto Gandhi consiste en la construcción de un parque eólico en la India para desarrollar la energía verde y acompañar al país en su transición energética. Hasta ahora, el proyecto evitó la emisión de más de 33.000 toneladas de CO2 mediante la producción de 36 GWh (36 millones de kWh) de electricidad verde.

El proyecto Gandhi tiene la certificación Verified Carbon Standard y está aprobado por EcoAct, una consultora y desarrolladora internacional de proyectos de compensación.

Para financiar la producción de energía renovable a través del proyecto Gandhi se ofrecen diferentes cuotas mensuales:

La cuota del servicio Compensación Carbono de Selectra
Tipo de cuota Cuota mensual CO2 compensado (toneladas/año)
Por consumo de electricidad 1,99 € 0,94 t
Por consumo de gas 2,21 € 1,38 t
Por consumo de luz y gas 3,71 € 2,32 t
Por consumo personal 6,41 € 7 t
Por consumo total de la vivienda 10,64 € 17,50 t

El precio varía en función de las emisiones de CO2 que la persona quiere compensar, o sea cuanto mayor sean los gases de efecto invernadero que se quieren compensar, mayor es la cuota a pagar.

Estas cuotas son establecidas a partir de la media española de producción de CO2 de cada usuario.

Al finalizar cada año, Selectra envía un certificado oficial a sus clientes probando que sus emisiones de CO2 han sido compensadas.

  • Las condiciones del servicio Compensación Carbono:
  • No tiene permanencia;
  • Baja completamente gratuita;
  • Facturación electrónica;
  • Pago domiciliado.

Para realizar cualquier gestión o solicitar información vinculada al servicio Compensación Carbono, puedes ponerte en contacto con Selectra a través del siguiente correo electrónico: compensacioncarbono@selectra.com o llamándonos al número siguiente 93 220 03 93.

Otras formas de compensar tu huella de carbono con Selectra

Además del servicio Compensación Carbono, puedes reducir tu huella de carbono con:

  1. La calculadora de Selectra: averigua tus emisiones anuales de gases de efecto invernadero, identifica tus principales emisores de gases de efecto invernadero y obtén una guía de consejos prácticos para reducir tu huella de carbono;
  2. La Tarjeta Regalo Compensación Carbono: conciencia a tus seres queridos sobre sus emisiones de CO2 y financia un proyecto ambiental para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué es la compensación de la huella de carbono y cómo funciona?

huella de carbono

La compensación de la huella de carbono consiste en neutralizar la cantidad de emisiones de CO2 que emite una persona, empresa, organización, producto o servicio cuando se desarrolla una actividad, invirtiendo económicamente en un proyecto ambiental.

Un español emite, de media, 7,15 toneladas de CO2 a la atmósfera al año. Estas emisiones de CO2 vienen de:

  • Transporte (17,8%)
  • Alimentación y hábitos de consumo (35,06%)
  • Energía relacionada con la vivienda y emisiones indirectas (47,14%).

Las etapas para compensar las emisiones de carbono:

  1. Cálculo de la huella de carbono;
  2. Inversión económica a un proyecto de reducción de emisiones (reforestación, energías renovables, eficiencia energética, etc.);
  3. Compensación de carbono a través del proyecto;
  4. Recepción de los créditos de carbono proporcionales a la contribución realizada al proyecto.

Los créditos de carbono

Cuando una persona o empresa desea compensar sus emisiones de CO2, adquiere el número de créditos de carbono correspondiente al volumen de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

1 crédito de carbono = 1 tonelada de CO2 evitadas.

La demanda de créditos de carbono es, a veces, mayor que el número de proyectos existentes. Por eso se dice que un crédito de carbono es "ex-ante" cuando se vende antes de que se haya producido la reducción de las emisiones de CO2. Por el contrario, un crédito de carbono "ex-post" corresponde a la financiación del proyecto una vez que se han evitado las emisiones.

Las tipologías de proyectos de reducción de emisiones de CO2

La compensación de carbono consiste en la financiación de proyectos para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) mediante la compra de créditos de carbono.

Selectra, con el proyecto Gandhi, compra para sus clientes un número de créditos de carbono correspondiente a la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que cada uno quiere neutralizar. Esta contribución económica contribuye así a la financiación de un proyecto de compensación de carbono.

Existen tres tipos de proyectos de compensación de carbono:

  1. Los proyectos forestales que promueven el secuestro y la absorción de CO2 por los suelos y los bosques forestales. Bosquia o Reforesta son dos empresas que promueven la repoblación forestal.
  2. Los proyectos de energía renovable que permiten la producción de energía más limpia y la sustitución de energías contaminantes por energía verde, como el proyecto Gandhi de Selectra.
  3. Los proyectos relativos al uso racional y eficiente de la energía que desarrollan tecnologías limpias y sostenibles para producir electricidad, frío y calor para aumentar la eficiencia industrial y limitar el consumo de energía en el transporte y la construcción, por ejemplo.
energias renovables

Estos proyectos se pueden implementar en todo el mundo. En efecto, el calentamiento global es planetario y todos los países del mundo comparten la misma atmósfera. Por lo que la financiación de un proyecto en un país en vías de desarrollo tiene el mismo sentido como uno en un país desarrollado.

La mayoría de los proyectos ambientales se implementan en países en vías de desarrollo ya que allí suelen tener mayores impactos a un costo menor. El mix energético de estos países suele ser más contaminante y sus infraestructuras menos eficientes, a diferencia de los países desarrollados.

Un proyecto de reducción implementado en un país desarrollado no siempre puede estar sujeto a la generación de créditos de carbono: por ejemplo, un proyecto de reforestación implementado en España sí reduce las emisiones en el territorio nacional mediante la absorción de CO2 pero ya está contabilizado en los objetivos nacionales de reducción del gobierno español y, por lo tanto, no puede ser objeto de créditos de carbono.

Los mercados de carbono

Con la firma del Protocolo de Kioto en 1997, además de otras iniciativas mundiales como el Protocolo de Montreal, la Cumbre de la Tierra, la Cumbre de París, y más recientemente la Conferencia de las Partes (COP), los gobiernos se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 5% durante el período de 2008 a 2012 en comparación con el nivel de 1990.

compensacion carbono

Además de estas medidas, los países industrializados pueden recurrir a mecanismos complementarios invirtiendo, mediante créditos de carbono, en proyectos de reducción de los gases de efecto invernadero fuera de su territorio. Así empezó la compensación de carbono.

Para regular el mercado de compensaciones de carbono se creó un mercado de cumplimiento, también conocido como mercado de conformidad o mercado regulado, destinado únicamente a los gobiernos y empresas que, por ley, tienen que rendir cuentas de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En cambio, en el mercado voluntario de carbono, el comercio de créditos se produce sobre una base facultativa. Está dirigido a organizaciones públicas y privadas, a empresas y a ciudadanos particulares que son conscientes de su responsabilidad en el cambio climático y que voluntariamente quieren neutralizar sus emisiones de CO2, compensándolas en proyectos limpios en países en vías de desarrollo.

En España, con el objetivo de que se reconozca la compensación de huella de Carbono, el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) recoge los esfuerzos de las empresas y organizaciones y las acredita de forma oficial a través de un sello, permitiéndolas formar parte del Registro Nacional de Huella de Carbono que se publica en su web oficial.

La responsabilidad social corporativa (RSC) y las relaciones públicas están entre las motivaciones más habituales para la compra de créditos de carbono, además de la certificación, la reputación y los beneficios ambientales y sociales.

Los certificados de compensación de carbono

Para garantizar la transparencia y la credibilidad de un proyecto de compensación, se han creado certificaciones de compensación de carbono.

Los dos mecanismos del Protocolo de Kioto son muy importantes para el mercado de conformidad:

  1. El Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL) que proporciona financiación para proyectos desarrollados por los países industrializados en los países en vías de desarrollo;
  2. La Ejecución Conjunta (JI, del inglés Joint Implementation) que asegura la inversión de proyectos desarrollados entre países industrializados.

Estos proyectos son validados por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que garantiza que las reducciones de las emisiones sean reales, mensurables, verificables y adicionales.

Las certificaciones de reducción voluntaria de emisiones, inspiradas en las certificaciones del Protocolo de Kioto, ofrecen garantías de fiabilidad similares a los proyectos de compensación:

Las certificaciones de reducción voluntaria de emisiones
Certificación Características
vcs

Verified Carbon Standard (VCS)

Creada por la asociación VERRA en 2006, es la certificación más conocida. Está presente en casi la mitad del mercado voluntario. Se centra en la calidad de la reducción de los gases de efecto invernadero y garantiza que las reducciones de las emisiones de los proyectos sean reales, mensurables, verificables y adicionales.
gold standard

Gold Standard (GS)

Gestionada por el WWF, esta certificación establece requisitos, en particular en lo que respecta a los beneficios para el desarrollo socioeconómico del país y la participación de la población local en los proyectos de compensación.
plan vivo

Plan Vivo

Esta certificación incluye proyectos que aportan beneficios ambientales, sociales y económicos a la zona donde se implementa el proyecto y a sus comunidades locales, tales como la reducción de la pobreza, la conservación y restauración de ecosistemas degradados, la conservación y protección de la biodiversidad, etc.
climate action reserve

Climate Action Reserve (CAR)

La certificación CAR ha desarrollado sus propios criterios de elegibilidad, como la verificación de la adicionalidad de las reducciones de emisiones y su verificación por un tercero independiente. Tiene la particularidad de hacer que un proyecto sea elegible sólo cuando está ubicado en los Estados Unidos o en México.

También cabe destacar el programa REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), que no es una certificación sino un programa de las Naciones Unidas que tiene como objetivo reducir las emisiones de CO2 por la deforestación y la degradación de los bosques en los países en vías de desarrollo. Al dar un valor monetario al carbono almacenado por los bosques, el programa alienta a dichos países a aplicar políticas para combatir la deforestación, aumentar los recursos forestales y gestionar los bosques de manera sostenible.

¿Qué es la neutralidad de carbono?

neutralidad carbono

La neutralidad de carbono, o huella de carbono cero, consiste en reducir al máximo las emisiones de gases de efecto invernadero y compensar las emisiones incompresibles. Por ejemplo, una actividad puede alcanzar la neutralidad de carbono financiando un proyecto ambiental que absorba o reduzca una cantidad de CO2 equivalente a la cantidad de CO2 producida por dicha actividad.

El calentamiento global es la causa de muchas sequías, lluvias torrenciales y muchos otros cambios climáticos catastróficos en todo el mundo. Esto amenaza directamente la biodiversidad y perturba las actividades económicas.

La principal causa del calentamiento global es la concentración de CO2 en la atmósfera. Por eso, reducir y compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero es tan importante para el medio ambiente. Por lo que la compensación del carbono es un paso esencial para lograr la neutralidad de carbono y el objetivo de 2°C establecido por el Acuerdo de París para el año 2100.

¿Qué es el Acuerdo de París?En 2015, tuvo lugar la COP 21 de las Naciones Unidas sobre el cambio climático cuyo objetivo era obtener la firma de un nuevo acuerdo internacional para limitar el calentamiento global a 2°C para el año 2100.

¿Compensación de carbono: realidad o greenwashing?

Tanto si es regulada como voluntaria, la compensación de carbono está siendo objeto de muchas críticas en todo el mundo: según algunos, la financiación de proyectos de compensación de carbono alentaría a las empresas y organizaciones a aplazar sus esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que otros creen que la compensación de carbono voluntaria equivaldría a comprarse una conciencia ambiental. Es importante entender que la compensación de carbono no es un fin en sí mismo.

Compensar las emisiones de carbono sólo puede asociarse con el greenwashing cuando determinadas organizaciones o personas evitan reducir sus emisiones mediante la compensación de las mismas. De hecho, este mecanismo sólo es sostenible si las organizaciones se comprometen de antemano a tomar medidas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo.

La compensación de huella de carbono es un término confuso. Se podría entender que después de financiar un proyecto de reducción, todas las emisiones producidas se convierten en cero. Sin embargo, la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera sigue siendo la misma. La financiación del proyecto sólo se utiliza para compensar las emisiones mediante el secuestro de otras emisiones. Por eso hay que tener cuidado con el término "neutralidad de carbono".

Para combatir el greenwashing en torno a la compensación de carbono, deben tenerse en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Incluso antes de comprar créditos de carbono, es importante ser transparente sobre su estrategia de compensación de carbono.
  • La compra de créditos de carbono siempre debe ser adicional a una estrategia de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Los créditos de carbono adquiridos deben cumplir estrictos criterios de calidad.
  • En el caso de las organizaciones o personas que no pueden permitirse reducir sus emisiones, la compra de créditos de carbono sólo debe concebirse como un paso temporal hacia la descarbonización a más largo plazo.
Updated on