Metanización: definición, ventajas y desventajas

metanizacion

La metanización es un proceso biológico que produce energía a través de la fermentación anaerobia de residuos orgánicos. ¿Cuáles son los desafíos de este proceso innovador? ¿Y cuál es su impacto en nuestra sociedad y en el medio ambiente?


¡ACTÚA POR EL CLIMA COMPENSANDO TUS EMISIONES DE CO2!¡El calentamiento global es asunto de todos! Para compensar tus emisiones de CO2 y participar en la transición energética, llama gratis a Selectra.
932 20 03 93

¿Qué es la metanización?

La metanización, también llamada digestión anaeróbica, es un proceso natural de degradación de la materia orgánica. En ausencia de oxígeno y bajo el efecto del calor, las bacterias transforman estos residuos orgánicos en dos productos:

  • Biogás: gas renovable compuesto principalmente por metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2) que puede utilizarse como combustible para producir electricidad, calor, combustible (bioGNV), o para inyectarlo en la red de distribución tras su depuración y, por tanto, en forma de biometano;
  • Digestato: residuo sólido o líquido, que puede utilizarse como fertilizante (comparable al compost).

¿Qué significa anaerobio?La palabra anaerobio significa "sin oxígeno". En este contexto, hablamos del proceso de fermentación anaerobia de la materia orgánica que se produce por bacterias que se desarrollan en ambientes carentes de oxígeno.

La metanización se produce de forma natural en determinados entornos naturales, como las marismas, o se establece voluntariamente en instalaciones específicas, denominadas plantas o unidades de metanización.

¿Cómo funciona una planta de metanización?

biogas

El proceso de digestión anaeróbica consta de varias etapas:

  1. La recogida y el transporte de los residuos orgánicos a la planta de metanización;
  2. El proceso de metanización y depuración del biogás;
  3. La inyección del biometano en la red pública de distribución de gas natural;
  4. La valorización del biometano en forma de calor, electricidad o biocombustible.

Una planta de metanización está compuesta por un digestor, también llamado metanizador. Los residuos orgánicos se almacenan allí durante uno o dos meses y luego se transforman en biogás y digestato por la acción de los microorganismos. El digestor se calienta entre 20°C y 60°C para que los microorganismos puedan trabajar.

La metanización: ¿a favor o en contra?

La metanización, que todavía no está muy extendida en España, es objeto de un gran debate. Sin embargo, sus ventajas son numerosas y sus inconvenientes cuestionables.

El impacto de la metanización en el medio ambiente y la economía

La metanización contribuye a la lucha contra el calentamiento global:

  1. Contribuyendo al desarrollo de las energías renovables y evitando así la rarefacción de los recursos fósiles;
  2. Reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la captura de metano;
  3. Sustituyendo el uso de combustibles fósiles o fertilizantes químicos.

Además de participar en la transición energética, la metanización crea una economía circular. De hecho, contribuye a ello:

economia circular
  • Un refuerzo del reciclaje;
  • El desarrollo de los recursos locales;
  • Una mejor gestión de los residuos y efluentes a bajo coste;
  • La creación de puestos de trabajo locales y no desechables (construcción de unidades, transporte de materia orgánica, logística, mantenimiento, etc.);
  • El desarrollo de un sector renovable y el aumento de la producción de energía verde y local.

La metanización también permite a los agricultores y otros agentes ahorrar produciendo su propia energía y fertilizantes o vendiéndolos.

La metanización y sus desventajas

La metanización plantea muchas cuestiones. Sin embargo, las plantas de digestión anaeróbica están sujetas a una estricta normativa. Por lo tanto, las desventajas que se suelen citar son cuestionables.

Las plantas de metanización se consideran instalaciones de riesgo: falso.

  • La producción de biogás requiere precauciones, pero los riesgos de incendio o explosión son muy limitados y tan altos, o incluso menores, que los asociados al almacenamiento de gas natural y petróleo;
  • También se controlan los riesgos de liberación de amoníaco en el aire o de contaminación del agua relacionados con el digestato.

Las plantas de metanización emiten olores: falso.

  • El proceso de digestión anaeróbica se lleva a cabo sin oxígeno ni contacto con el aire ambiente, por lo que es inodoro. Además, los digestores están ahora herméticamente cerrados y el edificio está equipado con un tratamiento de aire cerrado. Aunque se han establecido medidas para reducirlos al máximo, los posibles olores procederían, por tanto, de los residuos, es decir, antes de la digestión anaeróbica (carga, transporte, descarga, almacenamiento).

Las plantas de metanización hacen ruido: falso.

  • Aunque el motor de la unidad de cogeneración funciona continuamente, sus emisiones de ruido se reducen a menos de 51 dB gracias a una caja insonorizada. Asimismo, los equipos de construcción y manipulación sólo se utilizan durante las horas de trabajo (de 8 a 18 horas de lunes a viernes), además de cumplir con los límites reglamentarios y no superar los 70 dB durante el día.

Las plantas de metanización generan tráfico: falso.

  • El tráfico generado por la logística se optimiza siempre y se limita al máximo para no causar molestias a los locales y para reducir el consumo de combustible de los vehículos en cuestión.

Las plantas de metanización no se integran en el paisaje: falso.

  • La integración paisajística (colores de los materiales, enterramiento parcial de las instalaciones, instalación de setos alrededor del emplazamiento, etc.) se tiene en cuenta desde la elección del emplazamiento para la instalación de una planta de metanización.
Updated on